Cuentos cortos para dormir El pastel de moras


Había una vez una chica de nombre Elsa que vivía en el campo junto con sus cuatro hermanos. Ella era la mayor y por tanto la responsable de que los demás tuvieran algo que llevarse a la boca a diario.

La chica hacía de todo, ordeñaba las vacas de los vecinos, limpiaba casas, lavaba ropa ajena etc. hasta que un día una amiga suya le dijo que por qué no invertía un poco de sus ahorros en comprar suministros para poder hornear pasteles de moras.

– Tus pasteles son muy buenos. Estoy segura de que los venderás fácilmente.

– No creo, aquí la gente no tiene dinero para adquirir ese tipo de cosas y además no tengo tiempo de pasar horas en la cocina.

– ¿Quién está diciendo que los vendas en el pueblo? Puedes poner un puesto a la orilla de la cartera y ahí ofertar tu mercancía. Por tus hermanos no te apures, yo vendré por las noches y les relataré cuentos cortos para dormir mientras tú cocinas.

Elsa evaluó la situación y decidió emprender este nuevo negocio. Colocó una pequeña mesa cubierta por una lona en una zona transitada del camino y efectivamente comenzó a vender sus pasteles con bastante éxito.

Sin embargo, un día el clima vespertino cambió de manera repentina y la brisa fresca se transformó en ráfagas incontrolables de viento. Los pasteles de ese día cayeron al suelo haciendo que no hubiese ganancias.

La joven se retiró muy triste su casa, pues no tenía dinero para reponer la mercancía estropeada. Al día siguiente se dirigió al puesto con las manos vacías, sólo para desmontarlo, cuando observó asombrada que la mesita estaba repleta de pasteles. Sus amigos y vecinos quienes habían escuchado de los hechos, cocinaron durante toda la noche para que Elsa continuara trabajando como si nada.

Eso es algo que ella jamás olvido. Lo sé porque ella me pidió que contara esta historia.

Leyendas cortas hindúes El árbol que concedía deseos

Leyendas cortas hindúes El árbol que concedía deseos

Las leyendas cortas hindúes son narraciones que tienen una moraleja. Es decir, en el momento en el que el lector termina de leer la historia, se lleva una enseñanza que le servirá para aplicarla en su vida cotidiana.

Érase una vez un hombre muy humilde que caminaba por el bosque recogiendo frutas y bayas silvestres para alimentarse. Luego de un rato y a causa del ardiente sol que brillaba ese día en el firmamento, el sujeto decidió reposar bajo la sombra de un árbol.

Al cabo de unos minutos comenzó a pensar en un sin número de suculentos platillos. Súbitamente, la comida apareció ante sus ojos en bandejas de plata.

Aquel hombre no lo podía creer, los manjares con los que tanto había soñado, ahora los tenía al alcance de la mano. Posteriormente imaginó una botella de buen vino, la cual apareció junto a su mano derecha.

Comió y bebió hasta que se cansó, pues creyó que todo eso había sido una linda ensoñación producto de su mente. Sin embargo, se pellizcó varias veces y notó que no estaba soñando.

Luego pensó en el amor de su vida. Instantes después apareció frente a él una hermosísima mujer quien le dijo que le amaba con locura. Luego de saciar su apetito y encontrar a la compañera que estaría con él hasta su muerte, el hombre creyó que lo más prudente era soñar con oro y riquezas.

De nuevo joyas y monedas de oro aparecieron a sus pies. No obstante, en este momento aquel sujeto imaginó que unos ladrones aparecerían en el sitio y se robarían todo aquello.

En efecto, los malhechores aparecieron, raptaron a su novia y se llevaron el oro y las joyas. La moraleja de esta leyenda es que la mente es la herramienta más poderosa con la que cuenta el ser humano. Puedes usarla de manera positiva o negativa, eso depende de ti, más ten mucho cuidado con lo que piensas, pues eso puede convertirse tarde o temprano en una realidad.

Mitos de crecimiento del pelo después de muerto

Mitos de crecimiento del pelo después de muerto¿Quién no ha escuchado los mitos del crecimiento del pelo que ocurre después de que una persona fallece? Algunos individuos toman este hecho como una prueba de que en efecto existe “vida después de la vida” es decir que de alguna manera nuestra alma se conecta por última vez con el organismo, haciendo que los folículos capilares sigan aumentando su tamaño.

Por suerte, la ciencia ha dado una explicación a este fenómeno y en las siguientes líneas te enterarás sobre esa resolución. Los estudiosos dicen que durante el proceso de descomposición del organismo no ocurre ningún proceso extraño que pudiera hacer suponer que el cuerpo se conecta con otro plano astral.

Al contrario, lo que pasa es que cada uno de los huesos y músculos van perdiendo paulatinamente moléculas de agua, lo que indirectamente hace que su tamaño vaya disminuyendo.

Lo que intentamos decir con esto es que al tener los tejidos menos volumen, crean la ilusión de que ciertas partes del cuerpo siguen creciendo, aunque en realidad lo que pasa es que varias áreas del cuerpo se van enjutando.

Así, si por ejemplo observáramos una exhumación de un cadáver, podríamos ver cómo el cabello está más largo que cuando dicha persona fue sepultada. Lo mismo pasa con las uñas de pies y manos, ya que los dedos al no tener el tejido suficiente, crean la ilusión de que también han crecido.

Lo acontecido con las uñas es algo bastante curioso y es que si en alguna ocasión te has machucado y por consiguiente la uña se te ha caído, sabrás que siempre hay una parte oculta de este delgadísima hueso en el dedo. Sin embargo, al haber desaparecido esa piel, la uña del occiso queda completamente descubierta.

Es interesante cómo la ciencia ha ayudado a acabar con miles de misterios.

Leyenda de la llorona es patrimonio cultural intangible

Para que una leyenda corta de terror, mantenga la atención del lector, y provoque que el que lo lea, sea un suceso difícil de aceptar, la leyenda de miedo tiene que tener elementos que diferencien una historia común y corriente, en una auténtica leyenda de terror.

El suspenso tiene que reinar en esa leyenda que se cuenta, que saque el miedo en el lector, como hasta hace no mucho tiempo, antes de la era del internet, y de que la televisión, fuera lo que conocemos ahora. El medio de difusión para todo era la radio, en la cual no faltaban las historias y leyendas de terror, y a los radioescuchas, los mantenía el narrador al filo del suspenso con las leyendas cortas de terror.

Esto juntaba a los principales miembros de las familias, a escuchar esas tan esperadas leyendas de miedo, que un excelente narrador, compartía a toda su audiencia, por eso es primordial, mantener un buen ritmo en toda historia que se cuente, y que por lo regular sea corta, para que no termine aburriendo al espectador.

De ese tipo de narraciones, son las que necesita preservar, creando un trasfondo cultural, que identifique a nuestras leyendas mexicanas, rompiendo con lo monótono que puede ser una historia común y corriente.

leyenda de la lloronaY ha pasado que por personas que no tienen ni la más mínima idea de cómo expresar, las leyendas cortas de terror, que al olvidarlas, empiezan a mezclar unas leyendas con otras, llegando a las personas que las leen o las escuchan, historias que no tienen nada que ver con las leyendas originales, ya que por añadir o quitar elementos, crean historias modificadas del original.

No podemos olvidar que leyendas tan conocidas, como lo puede ser la tan famosa, “leyenda de la llorona” es patrimonio cultural intangible, esto para tener difusión de la cultura que prevalece, aun en nuestros días, para toda la humanidad.

Y es que ni los derechos del himno nacional, ni los de la imagen de la virgen de Guadalupe, nos pertenecen, por eso las autoridades gubernamentales empezaron con los trámites, para que no llegara otro país y se adjudicara la autoría de dicha leyenda que tiene todos los méritos del folclor mexicano.

Miles de leyendas cortas, se siguen elaborando a diario, ahora con la era del internet, de parte de muchos escritores, que ayudados por un blog personal, nos comparten sus relatos, con el único fin de que algún día tengan el reconocimiento de parte de la gente, para volverse un escritor reconocido.