Leyendas cortas hindúes El árbol que concedía deseos

Leyendas cortas hindúes El árbol que concedía deseos

Las leyendas cortas hindúes son narraciones que tienen una moraleja. Es decir, en el momento en el que el lector termina de leer la historia, se lleva una enseñanza que le servirá para aplicarla en su vida cotidiana.

Érase una vez un hombre muy humilde que caminaba por el bosque recogiendo frutas y bayas silvestres para alimentarse. Luego de un rato y a causa del ardiente sol que brillaba ese día en el firmamento, el sujeto decidió reposar bajo la sombra de un árbol.

Al cabo de unos minutos comenzó a pensar en un sin número de suculentos platillos. Súbitamente, la comida apareció ante sus ojos en bandejas de plata.

Aquel hombre no lo podía creer, los manjares con los que tanto había soñado, ahora los tenía al alcance de la mano. Posteriormente imaginó una botella de buen vino, la cual apareció junto a su mano derecha.

Comió y bebió hasta que se cansó, pues creyó que todo eso había sido una linda ensoñación producto de su mente. Sin embargo, se pellizcó varias veces y notó que no estaba soñando.

Luego pensó en el amor de su vida. Instantes después apareció frente a él una hermosísima mujer quien le dijo que le amaba con locura. Luego de saciar su apetito y encontrar a la compañera que estaría con él hasta su muerte, el hombre creyó que lo más prudente era soñar con oro y riquezas.

De nuevo joyas y monedas de oro aparecieron a sus pies. No obstante, en este momento aquel sujeto imaginó que unos ladrones aparecerían en el sitio y se robarían todo aquello.

En efecto, los malhechores aparecieron, raptaron a su novia y se llevaron el oro y las joyas. La moraleja de esta leyenda es que la mente es la herramienta más poderosa con la que cuenta el ser humano. Puedes usarla de manera positiva o negativa, eso depende de ti, más ten mucho cuidado con lo que piensas, pues eso puede convertirse tarde o temprano en una realidad.